Santos Ruíz (Diario El Mundo)

Santos Ruíz (Diario El Mundo)

Justo García se lo ha currado mucho.

Empezó de ayudante de camarero cuando aún no tenía pelos en el bigote y acabó dirigiendo Mar de Cristal (un gran restaurante de producto situado en Santa Pola). Asociado con sus jefes montó el primer Nuestra Barra en Elche, hasta que recientemente decidió desvincularse de aquel negocio e instalarse por su cuenta en este nuevo espacio. El éxito ha sido abrumador.

Inauguró en diciembre y desde entonces los llenos se suceden continuamente, y eso que caben más de 150 personas por servicio.

El restaurante tiene varios espacios. En primer lugar está la barra, siempre presente en Alicante. Junto a ella, un comedor informal y, en el piso de arriba, un comedor más serio y con mejor servicio. Ahí, en el servicio y los detalles radican las únicas diferencias entre los diferentes ambientes, pues uno puede comer lo mismo en todos ellos.

Justo es hijo, sobrino y nieto de pescadores, de modo que conoce las lonjas alicantinas como nadie. Por eso el pescado es aquí siempre una garantía, sobre todo mariscos y pescados de la costa. Hay buena gamba (roja y blanca), una magnífica quisquilla., notables rapes, calamar de bahía, dentones, san pedros... También marisco gallego. Cada jueves llegan percebes, ostras y nécoras que duran hasta que se acaban, que suele ser el sábado por la noche.

Además, salazones de Ricardo Fuentes y toda la artillería de Joselito (jamón, caña de lomo, salchichón de vela...). Preside la cocina un horno de brasas de última generación por el que pasa casi el 100% de los platos. Algunos, como las carnes y los pescados, se cocinan íntegramente en él. Dicho horno posee un sofisticado sistema de tiro y extracción de aire que permite regular el grado de ahumado del producto y la jugosidad final del mismo. Así se consiguen unas colas de rape muy jugosas y de sabores limpios o unos chuletones con el suficiente y necesario aroma de brasa. Hasta los arroces se acaban en él: arroces terminados en un acertadísimo punto de cocción pero con sabores demasiado barrocos.

El afán de Justo por ofrecer a sus clientes este plato con mucha enjundia acaba convirtiéndolo en anodinos. Cuando en el mismo guiso conviven un caldo muy potente, rape, raya, coliflor, ajos tiernos, alcachofas y pimientos uno acaba vencido ante un sabor un tanto sucio y confuso. Por lo demás, un gran restaurante de producto en manos de profesionales de toda la vida.

 

Santos Ruíz, diario El Mundo.

Bienvenidos

  • Nos complace dirigirnos a usted, convencidos de poder ofrecerle una opción prácticamente única en el sector de la restauración en Alicante, que estamos seguros le interesará.

    En el Restaurante Nuestrabarra somos especialistas en gastronomía y contamos con un gran equipo de profesionales, que harán de su visita una experiencia única.

    Justo García
    Gerente